Make your own free website on Tripod.com
 

x Pablo Kundt

Extraído de LA HAINE (26-12-2002)
 

 

 
 

Yo soy comunista (¿con perdón?)

Pues sí, comunista. Así como suena y con mayúscula. Y además en mi escritorio, justo enfrente de la mesa del ordenador con el que escribo esto, tengo una bandera bien grande y bien roja con una enorme hoz y un enorme martillo. Muchos pensarán que con los tiempos que corren, tal vez debiera meterme la lengua, digo la pluma donde me cupiese y no hacer este tipo de declaraciones de "fe", que no voy a "ganar". Pero, como decía cantando el viejo Cafrune, "siempre he sido así, golpeador contra el viento".

Nada más lejos de mi intención que "tirarme el moco" con esto que digo pero la basura en casa ajena hace más vistosa la limpieza, aunque sea mínima, de la propia.

Tampoco se trata de que en mi fuero interno me considere un apóstol sufriente, un guardián de no sé que llama eterna o un "llanero proletario". Pero es que me da nauseas y muy mala sangre- y si no lo salto exploto- esa creciente cohorte de babosos arrepentidos (¿de qué, si nunca han hecho nada?), clamando, baboseando, contra el marxismo, contra el comunismo, contra todo lo que huela a rebelión del Hombre contra el hambre contra la explotación, contra la sociedad de clases. Todos ellos empeñados en convencernos, y en envilecemos no pueden hacerlo, de maldad intrinseca, de la irrealizable utopía, del "totalitarismo" de nuestra idea y de nuestra ideología.

Hacernos bajar la cabeza. Ellos a nosotros... ¡Precisamente ellos! Que siempre han reculado cuando había que avanzar. Que siempre han visto los toros desde la barrera. Que han vendido y traicionado más revoluciones de las que ha habido. ¡No te jode...l Ellos que ganan sus buenos sueldos de burócratas sindicales, de "dirigentes" políticos, de parlamentarios y funcionarios rascatripas mientras el paro aumenta, se recortan las prestaciones sociales, se cierran empresas una tras otra, se estrangula premeditadamente el campo... ¡Como si alguna vez hubieran tenido algo que ver con nosotros...! Y si no piensen, piensen... ¿Qué tienen o han tenido que ver ellos con cualquiera de los que se lo jugaron todo en Octubre del '34, en la Guerra Nacional Revolucionaria española, en el "maquis", en la clandestinidad posterior, en las huelgas y movilizaciones durante la dictadura, en las cárceles y batallones de trabajadores y ahora se les racanea hasta una triste pensión? Para ellos la explotación, la sociedad de clases, el socialismo... siempre han sido algo ajeno aunque -de ello engordaban- muchos lo declararan como objetivo propio. ¿Qué han tenido que ver los dirigentes revisionistas 'soviéticos' con los que hicieron posible el Octubre ruso, la heroica resistencia al nazismo y la plasmación –aunque sólo fuera por unos años- de una sociedad socialista en la hoy exURSS? ¿Qué los actuales dirigentes chinos, los Teng Hsiao Ping y compoñía, con los realizadores de la "Larga Marcha", con los artífices de la conversión de China de un país semifeudal en un país socialista o con los inspiradores de la Gran Revolución Cultural Proletaria? ¿Qué la "nueva izquierda", con su radicalismo de postal y sus debates eternos sobre el sexo de los ángeles, con la lucha de los pobres del Mundo por un sistema sin explotadores ni explotados?.

Y son todos estos, yuppies progres, arribistas de ayer y de hoy, ex "comunistas", ex "combatientes" bien pagados por el Sistema, estómagos agradecidos y demás fauna... los que ahora pretenden con más ahinco ¡que el robado se avergüence ante el rico por haber querido mejorar su situación! ¡que el oprimido a avergüence ante el traidor por haberle denunciado de palabra, obra y ejemplo! ¡que los comunistas nos avergoncemos ante ellos de seguir queriendo cambiar el mundo! ¡ante ellos que, desde siempre, lo han tenido sumergido en la miseria, la injusticia, la ignorancia y el hambre!

Yo, desde aquí, ni loco ni mártir y en plena posesión de mis facultades mentales, me declaro -una vez más- comunista (o sea que convicto, confeso y además reincidente ¿eh?). Y no soy el único. Muchos otros hablan por mi boca. Todos aquellos para los que la revolución y el socialismo no son un medio de vida, sino una necesidad vital. Todos aquellos para los que la dignidad, la justicia y la Libertad no son ni "acnés juveniles" ni moneda de cambio. Todos aquellos que aún sentimos como nuestro el sufrimiento y la pelea de cualquier hombre en cualquier parte del mundo.

Y todos, ellos y yo, yo y ellos, podemos llevar la cabeza bien alta, pues jamás hemos mermado (si acaso lo contrario) o la sombra de nuestra idea, de las injusticias y la lucha propia y ajena...

¿Cuántos de los que nos critican pueden decir lo mismo?

x Pablo Kundt