Make your own free website on Tripod.com

 

 

VOLVER

 

 

x Juan José Aparicio
De la web OTRA REALIDAD  

   

Todos dicen “Aserejé”

 

 

Un helicóptero Apache del ejercito israelí llega hasta Gaza rumbeando, llama a la puerta de una vivienda palestina y lo último que dice su ocupante antes de saltar por los aires carbonizado es: “andebugi dibí”.
El príncipe Enrique de Inglaterra fuma abstraído un porrito en uno de los innumerables baños del palacio de Backingham al ritmo racatanga. Mientras tanto, en la cocina real, uno de los sirvientes mueve la pelvis como el cuervo Rockefeler antes de retirarse a su casa de reposo, contra el trasero de otro de los sirvientes, que ve, con semblante orgulloso, cómo se produce el cambio de guardia ante sus propias narices y escucha a su parasitario colega cantar como un barítono de opera: “dejebe tu dejebere sibinoua, uajabi, ¡andebugi!”. Isabel, la segunda, escucha los gritos desde sus majestuosos aposentos y se pregunta quién llegará hoy a palacio escondido en el maletero de un coche: ¿Será el ballet de coros y danzas de Cracovia? ¿Será Dinio influenciado por la noche? “No gano para sustos”-se dice a sí misma-. “ Este es el palacio de tócame Roque”. Y grita: “¡Aserejé!”.
La dislexia progresiva de George Bush le impide cantar la canción, pero de todas formas, ha conseguido el consenso de los países de la ONU para realizar una inmediata intervención militar en suelo Irakí si no se atienen a las demandas de la organización. En caso de que sí se atengan, se inventará otra demanda. En su agenda ya tiene previsto obligar a todos los Irakíes a saltar a la pata coja dos kilómetros seguidos mientras comen un estofado de cordero segoviano. En el caso de que no se cumpliera esta última condición, no le quedará más remedio que lanzar muchas bombas inteligentes, que sólo actuarán sobre blancos militares y no sobre poblaciones civiles como pozos petrolíferos, por ejemplo.
Media docena de investigadores especializados han localizado, en efecto, varias contradicciones graves en los documentos existentes sobre la llegada del hombre a la luna, y que podrían poner en duda su hipotética llegada en 1969. De las dos mil fotos existentes sobre la tan controvertida pisada, sólo han visto la luz escasamente doscientas, en las cuales se puede observar que no hay estrellas. Al mismo tiempo, también se ha descubierto que las primeras palabras de Neil Amstrong fueron en realidad: “Este es un pequeño paso para el hombre, pero un gran paso para el jandebugi”. La NASA ha negado la veracidad de estos descubrimientos, y ha lanzado a los medios un comunicado textual y explícito: “menuda panda de tarados”.
En Operación Triunfo se intenta que los alumnos aprendan el complicado baile diseñado por las Ketchup, pero en vista de que el coeficiente intelectual no llega a los mínimos ( la mayoría cree que Luchino Visconti son dos diseñadores de moda homosexuales), se ha decidido utilizar un vocabulario más adecuado e informal: “Vamos a ver chicos, vosotros agitad las manos, después señaláis vuestra chepa con el dedo anular, y por último, cruzáis las piernas como ha hecho Emilio Aragón toda su vida mientras os tomáis la temperatura de la frente ¿Capiche?”.
Un barco antiguo, casi un superviviente de la Armada Invencible, llamado The Prestige y cargado con fuel pesado, ha embarrancado cerca de las costas gallegas creando una auténtica catástrofe natural en la zona. Bancos de corales perdidos y fauna acuática ahogada es el, por el momento a la espera de si termina hundiéndose, el fatal resultado. Los encargados de que la antidiluviana barcaza siguiera navegando a sus anchas; los encargados del puerto americano que no localizaron las averías del barco; los responsables de que las rutas de estos grandes petroleros se acerquen tanto a las costas...todos, todos...”la bailan y la gozan”.
Algunos han querido ver en la inversión de las palabras de las Ketchup un posible mensaje demoniaco....y yo me pregunto: ¿Es que hace falta invertirlo para darse cuenta? Medio mundo baila el estribillo de una canción que no entiende, un estribillo absurdo e infantil. Quizá su éxito estribe en que al ser una canción tan absurda, se haya convertido e