Make your own free website on Tripod.com

 

 

VOLVER

 

 

x A.L.A (Alternativa para la liberación animal)

   
Animales domésticos y Abandono: un negocio inmoral

 

El abandono de animales domésticos es la cara visible de un enorme problema, que presenta diversas ramificaciones e implicaciones, y que es sostenido también por diferentes sectores económicos.

Desde que el ser humano comienza a poblar la Tierra, ha venido utilizando a diferentes especies animales como recursos para realizar determinadas funciones que él mismo, por razones físicas, no podía llevar a cabo. De los animales se aprovecha su fuerza, velocidad o capacidad para cazar o ahuyentar a otros animales.  Algunas de estas especies han perdido sus funciones originales y han permanecido junto al ser humano por motivos puramente estéticos o para hacer compañía. Hoy en día, estos animales de compañía se han convertido en un negocio que mueve mucho dinero en todo el mundo, y es a su vez generador de sufrimiento y explotación sistemática de millones de perros, gatos y otros animales. Numerosas empresas y particulares se dedican a criar animales, las hembras son tratadas como máquinas reproductoras, forzadas a parir una y otra vez, y los cachorros son puestos a la venta a elevados precios, o simplemente asesinados cuando no cumplen con los criterios físicos esperados. Esta actividad la realizan, desde grandes compañías hasta particulares y aficionados, o sencillamente familias que obtienen con ello unos ingresos adicionales. La inmoralidad inherente a esta actividad es evidente, por cuanto se está tratando a seres sintientes como meros objetos decorativos o como a meros instrumentos o herramientas que se espera realicen un trabajo específico. Es una muestra clara de especismo, o discriminación ética en razón de especie. ¿Admitiríamos moralmente este tipo de cría en seres humanos? ¿Veríamos con buenos ojos la cría y selección genética de personas, para satisfacer determinados caprichos estéticos o funcionales?

Pero los problemas que se derivan de la cría de animales no acaban aquí. Muchos de estos animales de cría que son regalados cuando son cachorros, al llegar a la edad adulta son abandonados. Existen ya una gran cantidad de animales abandonados en nuestros pueblos y ciudades, con lo que el hecho de añadir más animales a este flujo es agravar aún más el problema.

Por otra parte, muchos de los animales que se hacinan en perreras y albergues se utilizan para el sangriento y clandestino negocio de las peleas de perros. Esta práctica brutal está extendida por todo el estado, y pese a su ilegalidad, las autoridades no hacen nada por impedirlo. Otros irán a parar a los laboratorios, donde servirán de carne de cañón para prácticas de vivisección.

DESDE ALA, EXIGIMOS...

... La prohibición del negocio de cría de animales. Los animales no son objetos con los que se pueda comerciar o traficar. La cría de animales es inmoral y genera millones de seres abandonados, además de perpetuar la idea del animal como objeto.

... que, desde las administraciones, se realicen políticas de esterilización de animales abandonados, para frenar la proliferación desmedida de seres a los que espera un futuro miserable. Estos animales malviven en pésimas condiciones en nuestras calles, son víctimas de gamberradas, del atropello de vehículos y nadie se ocupa de ellos cuando están enfermos.

... que los municipios se encarguen de gestionar suficientes centros de acogida para animales abandonados. Que en dichos centros de acogida se vele por el bienestar y los derechos básicos de los animales, para que tengan una vida digna. Que estos centros sirvan principalmente como canales de adopción de animales, con políticas de puertas abiertas y facilidades para se realicen adopciones seguras y controladas. Actualmente, gran parte de los pocos albergues de acogida de animales existentes son gestionados por particulares, que luchan, sin subvenciones ni ayudas y con escasos medios, contra el enorme flujo de animales sin hogar.

En España, se abandonan al año unos 100.000 perros y el doble de gatos (según la Fundación Purina). En ALA estamos segur@s de que el número real de abandonos es mucho mayor que el que las estadísticas son capaces de reflejar. 

¿QUÉ PODEMOS HACER?

  • Nunca compres un animal. Si compras un animal, estás contribuyendo a un negocio inmoral y lucrativo. Si deseas que un animal te haga compañía, primero asegúrate de que vas a poder mantenerlo en las condiciones adecuadas para su especie durante toda su vida (un perro o un gato pueden vivir hasta 14 o más años). Asegúrate también que podrás hacerte cargo de su bienestar cuando tengas que salir de vacaciones. Si, aún así, deseas dar el paso, acércate a un albergue de animales abandonados, allí hay muchos animales malviviendo que serán más felices contigo.
  • Nunca abandones a un animal. Para ellos, tú eres todo lo que tienen. Les causarás un terrible sufrimiento psicológico, y les abocarás a una muerte prematura, atropellados, por inanición, presa de enfermedades... o en las perreras municipales, en las que son asesinados a los pocos días si no aparece nadie que los reclame.
  • No elijas como acompañante a animales exóticos. (serpientes, monos, etc.) El tráfico de animales exóticos es un execrable y lucrativo negocio que arranca a miles de animales de su hábitat natural, dejando una estela de muerte y familias rotas a su paso (para capturar a uno mueren otros muchos), y causando un terrible trauma a los pocos animales que llegan vivos a su destino.

Recuerda: los animales no son objetos, son seres con derechos.

NO LOS COMPRES, ADÓPTALOS

 
Si deseas adoptar un animal, visita nuestra sección de Protectoras y albergues.

Ver artículo: El gran problema del abandono

 

VOLVER