Make your own free website on Tripod.com

 

   

VOLVER

 

 

Origen de la noticia:

 

Sharon anuncia la colonización violenta de más tierra palestina

 
Aprovechando la situación creada tras la emboscada palestina en la que murieron nueve soldados y tres colonos en Hebrón, el primer ministro Ariel Sharon se propone «llevar a cabo una nueva política de hechos consumados», que se concretaría en la colonización de más tierra palestina en dicha ciudad, cargada de simbolismo. La Autoridad Nacional Palestina advierte de que las últimas intervenciones militares ordenadas por Sharon llevarán el caos a toda la región. En la ciudad de Gaza, miles de palestinos trataban anoche de huir de cualquier modo tras la invasión por parte de 120 tanques y blindados.
 
Ariel Sharon ha declarado «irrelevante» el Acuerdo de Hebrón que Israel firmó en 1997 y que reconocía a la parte palestina de esa ciudad el régimen de autonomía según los parámetros del proceso de paz de Oslo, muerto en la práctica desde hace al menos dos años.

«Está claro que el Acuerdo de Hebrón está anulado. De todos modos, no se cumple y no tiene ya ninguna relevancia», afirmó Sharon ante los miembros de su Consejo de Ministros, en una reunión dedicada exclusivamente a la muerte, el viernes, de doce israelíes, colonos y soldados, en esa ciudad cisjordana, en una emboscada de milicianos palestinos. El primer ministro respondía así a las demandas de varios ministros de declarar oficialmente muerto dicho acuerdo, que Israel y la ANP alcanzaron con la mediación de EEUU, el último entre las partes dentro del proceso iniciado en Oslo en 1993.

Desde entonces, el Ejército ha tomado toda la ciudad y ha declarado el toque de queda, como en otras ciudades cisjordanas. Los soldados recorren sus calles en una redada casa por casa para arrestar activistas de la Intifada, hasta ahora casi medio centenar. Han demolido al menos nueve viviendas de palestinos.

En la actual coyuntura política de Israel, con las elecciones generales en enero y las primarias del Likud a la vuelta de la esquina, la emboscada se ha convertido en un nuevo vehículo propagandístico, más allá de la humillación que ha supuesto ese ataque para el Ejército. El titular de Construcción, Natan Sharansky, líder del partido de inmigrantes rusos de derechas Israel Baalia, instó a Sharon a tomar Hebrón de forma permanente y «a desmantelar la ANP». A él se sumó el ministro de Exteriores y candidato a dirigir el Likud, Benjamin Netanyahu, que exigió por enésima vez la expulsión de Arafat.

En la reunión con su Gobierno, Sharon respondió a ambos que «no es el momento para eslóganes», pero poco después, en una visita a Hebrón, afirmó ante un grupo de oficiales del Ejército que «hay que aprovechar la oportunidad para llevar a cabo una nueva política de hechos consumados». Esa política, según dijo, debe crear una continuidad territorial entre la colonia de Kiriat Arba y la Cueva de los Patriarcas (varios cientos de metros) lo que, de llevarse a cabo, significaría la colonización de más tierras palestinas en la ciudad. «Hay que garantizar la seguridad de los colonos y reducir al mínimo, en el espacio en el que viven, la presencia de palestinos», subrayó Sharon.

A la efervescencia política en Israel y a las medidas de castigo aprobadas el sábado por el ministro de Defensa, Shaul Mofaz, se suman la sed de venganza de los colonos. Miles de ellos asistieron ayer a los funerales, con honores militares, por los tres colonos muertos.

En esta situación, muy débil es la voz de la izquierda, que ha advertido de las graves consecuencias que puede tener una mayor colonización de Hebrón. El diputado de Meretz Mosi Raz afirmó que lo que el Gobierno debe hacer es evacuar la ciudad. «!Cuídese el Gobierno de aprovechar una indignación justificada por el dolor, para tomar decisiones que lo único que provocarán es profundizar aún más el pantano hebronita!», advirtió, en referencia al polvorín que puede llegar a ser una ciudad cargada de simbolismo.

VOLVER