Make your own free website on Tripod.com

 

VOLVER

 

 

fuente REBELION / Equipo Nizkor

Colombia: Continúa el terror militar y paramilitar en comunidades campesinas

 

La Corporación Jurídica Libertad, nuevamente deja su constancia histórica frente a los atentados contra la dignidad humana, la libertad y la seguridad de los campesinos de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó.

Desde el 20 de octubre estamos alertando a las Autoridades Nacionales e Internacionales acerca la penetración paramilitar a las Veredas La Unión y El Porvenir que duró hasta el día 23 de octubre. Este grupo, detuvo a varios pobladores y luego desapareció al joven de 18 años ARNULFO TUBERQUIA. También, intimidó y acusó de guerrilleros a los campesinos, les hurtó elementos de diversa índole.

No obstante estar enteradas las Autoridades Nacionales, nada hicieron por evitar y controlar la situación. Sólo el día 24 de octubre, una vez se había producido la retirada de los paramilitares, tropas del Ejército llegaron a la Vereda la Unión, donde se encuentran acantonadas, sin respetar los principios tutelares de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó.

Todos los anteriores hechos, obligaron al desplazamiento forzado de las 58 familias de la comunidad de la Unión. Sin que hasta el presente se haya producido una acción de la Red de Solidaridad Social y demás entidades estatales en brindarles las condiciones necesarias para solucionar esta problemática.

Para el día lunes 28 de octubre, se había previsto el retorno a la Vereda La Unión, sin embargo, la actitud de los militares que no quieren abandonar el caserío y que tienen ocupadas las casas y los puestos de trabajo ha impedido que las familias regresen a su comunidad.

Esta misma tropa del ejército que se encuentra ubicada en el caserío de la Unión detuvo a dos campesinos que venían de la vereda el Porvenir, y comunicaron que, la gente desplazada de la Unión eran una comunidad guerrillera y por ello estaban desplazados, además que le rogaran a Dios que era el único que iba a salvarlos de una masacre. Estas amenazas por parte del ejército unidas a las hechas por los paramilitares el 20 de octubre, demuestran que la comunidad no tiene garantías donde está el ejército, ya que ellos mismos han amenazado con masacrar a la comunidad al igual que los paramilitares.

El ejército desde que está en el caserío de la Unión se ha dedicado a terminar lo poco que dejaron los paramilitares en su entrada el 20 de octubre, comisiones de la Comunidad y de religiosas, que han subido a verificar la situación, comprobaron como se han comido gallinas, marranos, han robado y destruido enseres de las casas y materiales para los embarques de primitivo.

El día de ayer (Noviembre 5) el ejército ingresó dentro del caserío de San José, con gente civil armada, incrementando con ello el terror para la comunidad. A las 7:30 a.m. entraron por todo el caserío 30 soldados, estos mismos de nuevo se pasearon por la comunidad a las 11:30 a.m., y de nuevo volvieron a pasar a las 6:10 p.m., esta vez eran cuatro militares acompañados por una persona vestida de civil portando un arma corta.

Estas circunstancias indudablemente hacen imposible el retorno de las familias y peor aun está colocando en serio riesgo la vida y la permanencia de toda la Comunidad de Paz de San José de Apartadó.

Además de lo anterior, el silencio de las Autoridades Nacionales, la inactividad para darle pronta solución a lo acontecido a la Comunidad, y sí en cambio, colocando en permanente situación de riesgo y amenaza a los pobladores de la Comunidad de Paz, nos compelen a solicitarle a la Comunidad Nacional e Internacional demanden del Gobierno Nacional el acatamiento y cumplimiento de manera efectiva y eficiente de las medidas provisionales decretadas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos y evitar nuevos hechos trágicos a una Comunidad que ha padecido numerosas acciones violatorias de la dignidad humana y que a pesar de todo, ha proclamado su opción por la paz y el no involucramiento con ningún actor armado.

Medellín, Noviembre 6 de 2002
CORPORACIÓN JURÍDICA LIBERTAD

 

VOLVER